SILLETEROS

Familia Londoño

Madre: Blanca Ligia Londoño Alzate

Padre: Iván de Jesús Londoño Amarilez

Hijo: Diego Londoño Londoño

Esta Familia de la vereda Barro Blanco del corregimiento de Santa Elena, ha llevado a cuestas su sembradío de cantos por más de seis décadas.  Ellos se preparan durante todo el año y hacen parte de un rito que es comunicado desde los mayores como una entrañable costumbre ensillada en los perfumados campos antioqueños.  En 2018, todos los integrantes de la familia que como es costumbre, desfilan en cada Feria de las Flores, fueron finalistas, obtuvieron este año, primer puesto en silleta emblemática, segundo y quinto puesto en silleta artística, situación de orgullo para los Londoño, quienes cargaron sus emblemas durante horas y les recordaron al mundo que en Antioquia también florecen los sueños.

La historia del pueblo antioqueño está estrechamente ligada al desfile de silleteros y a las familias que, por años, han cultivado sus flores para mostrarlas en una especie de arte hereditario en agosto de cada año.  Hay  ciertas cuestiones en torno al concepto de silletero porque pareciera que no hay claridad en la práctica de montar los arreglos en una armazón de madera de peso considerable; pues bien: tengamos en cuenta que Antioquia es una región montañosa y que en la época colonial era recorrida a lomo de mula y los encargados de transportar objetos y mercancías eran hombres expertos en arriería, quienes debían valerse, preventivamente, de unas sillas para transbordar sus cargas en lugares donde el tránsito de las mulas era imposible.  El uso de estas sillas ya tenían un precedente, pues los españoles eran transportados en ellas por los indígenas quienes también oficiaron de mulas desde la conquista.

Con respecto a las flores, podemos decir que el cultivo de un sinnúmero de variedades ha sido el oficio de familias que heredaron un amor innato por esta práctica.  Anteriormente, los vendedores de flores visitaban continuamente las plazas y surtían los balcones de las casas de las familias prestantes para que las calles de la ciudad permanecieran engalanadas.  No obstante, el mejor homenaje de los paisas hacia el arte de cultivar flores es en la actualidad, llenar la ciudad de mensajes y motivos mediante arreglos temáticos que compiten en diferentes categorías como son: monumental, tradicional, emblemática, artística, infantil, comercial y pioneros.  Pero, sin lugar a dudas, el mejor emblema de esta celebración es la figura del silletero que tiene gran reconocimiento nacional y mundial.

es_ESEspañol
en_USEnglish es_ESEspañol